Gabriel Butler, CEO de Genia Global Energy:

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

“Ahora parece que para ser de verdad sostenibles hay que estar en contra de las renovables”

Genia Global Energy lleva 12 años desarrollando proyectos solares, de bioenergía y de eficiencia energética, tanto dentro como fuera de España. Hablamos con Gabriel Butler, CEO de la compañía, sobre el futuro de la empresa, de los gases renovables y de la falta de agilidad de la administración en la tramitación de proyectos.

Rubén Esteller – Concha Raso / 26 ene 2022 / 13:43 H. 

¿A qué se dedica la empresa y en qué países está presente?

Somos una ingeniería promotora especializada en renovables con el objetivo de cambiar la forma en que las personas y las empresas entienden el uso y gestión de la energía. Nuestras actividades se centran en la descarbonización, sostenibilidad ambiental y la economía circular. Dentro del Grupo tenemos tres áreas de negocio: solar, bioenergía y eficiencia energética, con proyectos en todas ellas, tanto dentro como fuera de España. Estamos presentes en países como Francia, donde hemos desarrollado una de las mayores plantas FV que se han hecho en el país; o Ucrania, donde diseñamos y construimos la mayor planta de biogás monosustrato que se ha hecho nunca. También hemos desarrollado proyectos en Inglaterra, Países Bajos y Palestina, así como un proyecto demostrativo de innovación en Mauritania, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Canarias, para montar un laboratorio de biogás avanzado con una planta piloto que permita ser, a su vez, una plataforma para el desarrollo de proyectos industriales a mayor escala en el país. En 2021 hemos hecho proyectos en Rumanía, concretamente en plantas de compostaje de la fracción orgánica de residuo urbano, y en India estamos desarrollando un proyecto de biogás a partir de paja del cultivo de arroz y otro para abastecer al aeropuerto de Bangalore a partir de sus propios residuos orgánicos. En 2020, el 20% de la facturación en el área de bioenergía fue gracias a los proyectos internacionales. En 2021, ha sido casi del 35%. Este 2022 se presenta bastante interesante. Tenemos en cartera proyectos en el norte de África (Marruecos, Túnez, Egipto) y Grecia, y algunos de continuación y réplica en Rumanía.

Dentro del área de bioenergía están especializados en gases renovables ¿Se están produciendo avances en este terreno?

Estamos especializados en biogás y biometano, para nosotros el nuevo vector energético de descarbonización de la red de gas. Históricamente se ha invertido mucho en descarbonizar el sistema eléctrico, pero no se ha invertido nada en descarbonizar el sistema gasista. Gracias al biogás y al biometano, y a la capacidad de poder desarrollar modelos de economía circular y de valorización de los residuos orgánicos, podemos producir gases renovables para desplazar y descarbonizar el consumo de gas de origen fósil. Por eso es fundamental que las administraciones desarrollen normativas que faciliten este tipo de proyectos y su tramitación administrativa de forma ágil. Los residuos están, la demanda de biogás y biometano también está. Lo único que faltan son la reducción de las trabas administrativas y el desarrollo de una legislación que permita la reducción de trámites y la unificación de criterios para la tramitación de las licencias y permisos necesarios para construir y empezar a operar estos proyectos que, además de encajar dentro del entorno rural y generar empleo de calidad sostenido en el tiempo, permiten mejorar la competitividad de las granjas y solucionar sus problemas de purines mediante su tratamiento y valorización.

Comentaba que la administración no está siendo ágil a la hora de tramitar los proyectos ¿Se sienten víctimas del atasco de las renovables?

Somos sufridores de las circunstancias. La administración necesita invertir en recursos para que haya más funcionarios para tramitar los expedientes, porque nos vamos a encontrar que existen los fondos europeos y no los vamos a poder gastar porque no hay proyectos con licencias. El gran problema de este país son las licencias y trabas administrativas, que están estrangulando la economía. En Genia Global Energy contamos con un departamento propio de tramitación. Trabajamos conjuntamente con la administración desde el primer momento de cara a definir los cuellos de botella que nos vamos a encontrar. Esto nos ha permitido desarrollar algunos proyectos. Aun así, nos estamos yendo a plazos que nunca van a ser inferiores a 12-14 meses, lo cual es uno de los hándicaps a la hora de movilizar inversión en gases renovables. Si hablamos de una tramitación normal para un proyecto de biometano para producir 60 GW, te puedes ir tranquilamente a 20-24 meses. Esto no sucede en otros países de Europa, donde los trámites administrativos son más ágiles y los proyectos cuentan con incentivos que les han permitido desarrollar y consolidar esta tecnología.

¿Qué opina de la polémica en torno a los macrohuertos solares y las macrogranjas?

No entiendo lo de los adjetivos macro. Parece que tenemos que ponerle a todo un adjetivo que lo descalifique para justificar un posicionamiento ideológico absurdo cuando hemos estado 20 años luchando para que tengamos energías renovables, y ahora parece que, para ser de verdad sostenible, hay que estar en contra de estas tecnologías. Por supuesto que no todo vale. Tú no puedes poner una planta fotovoltaica en una zona protegida, pero eso no se está haciendo así. En España tenemos uno de los procedimientos administrativos más garantistas de Europa en términos ambientales. Lo mismo sucede con el tema de las macrogranjas. En España no hay macrogranjas. Sí existen en China de 100.000 vacas, Australia o una para la que estamos trabajando en Egipto de 30.000 vacas. Aquí la media es de 300 vacas y alguna, como mucho, llega a 3.000. Estas explotaciones tienen más cabezas de ganado y, por tanto, generan más cantidad de purines, pero esto se soluciona con una gestión adecuada de los mismos, se tratan y valorizan para producir subproductos de interés agrícola. En España, por ejemplo, tenemos un cliente que produce jamones que tiene una granja de 3.000 madres (porcino) y varias granjas de cebo vinculadas como núcleo ganadero. A través de su propia planta de biogás, le estamos ayudando a tratar y valorizar sus purines, mitigando el impacto de estos. Además, dentro de poco, también se van a incorporar los residuos y subproductos del matadero de Grupo para aumentar la producción de biogás y el autoconsumo energético eléctrico.

El borrador de la Hoja de Ruta del Biogás estima que la producción de biogás en España podría superar los 10,4 TWh en 2030. ¿Es suficientemente ambicioso?

Ojalá la tengamos cuanto antes porque sería un gran paso. Si valorizamos todo lo que son residuos orgánicos, habría un potencial en España de 32 TWh. Eso no cubre toda la demanda, pero te permite descarbonizar una parte muy importante de la misma. En Genia hemos hecho estudios para ciudades que nos permiten valorizar los residuos orgánicos de sus basuras. Un ejemplo lo tenemos en Palma de Mallorca. Si esta ciudad valorizara la fracción orgánica de sus RSU, toda la red de autobuses de la EMT podría funcionar de forma descarbonizada con su propio combustible gratis -más el coste de valorización que estás produciendo tú mismo- y supondría unos ahorros de 8 millones de euros al año, más toda la reducción de los cánones de gestión de esos residuos que, en el caso de Mallorca, van a una incineradora.

El Gobierno está ultimando un Perte de Economía Circular ¿Están desarrollando algún proyecto para este Perte?

Algunos de nuestros clientes están pendientes de proyectos propios que encajan en este Perte, lo que nos ha obligado a desarrollar, de forma acelerada, proyectos a corto, medio y largo plazo con todas las tecnologías que tenemos. Si se materializa de forma eficiente, podremos desarrollar proyectos que tienen una hoja de ruta más allá de lo que es la parte de energía y la producción de bioproductos y esquemas de biorrefinerías.

¿Sigue habiendo problemas para incorporar el biometano a la red de distribución?

El problema es que no hay una normativa específica asociada, porque la red de gas ha sido concebida para sacar gas, pero no para inyectarlo. Hay toda una legislación por hacer. Cada distribuidora, en su red de distribución, está aplicando procedimientos diferentes a la hora de poder acceder, de manera que tendría que haber una armonización de criterios.

¿Están haciendo algo en hidrógeno verde?

Estamos explorando determinadas iniciativas y colaboraciones para originar proyectos. Por un lado, para la producción de hidrógeno a través de modelos de hibridación con plantas fotovoltaicas o eólicas. Por otro lado, estamos trabajando en tecnologías para la producción de hidrógeno mediante nuevos procesos de digestión anaerobia.

Más para explorar