Inversiones destinadas a la Transición Energética

Inversiones destinadas a la transición energética

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

La transición energética no puede esperar y si se quieren alcanzar los objetivos establecidos en el Pacto Verde Europeo hacen falta inversiones sostenibles. 

Así lo entiende la Comisión Europea, quien se ha comprometido a movilizar, al menos, un billón de euros para este tipo de inversiones en el próximo decenio. 

Dentro de los mecanismos que se han puesto en marcha para ello, está el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, que cuenta con 672.500 millones de euros y del que cada país de la Unión Europea (UE) debe dedicar al menos el 37% a inversiones y reformas que apoyen los objetivos climáticos.

Para ello, España dispone del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) en materia de transición ecológica, que cuenta con una inversión de más de 28.000 millones de euros destinados a contribuir a los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático, durante el periodo 2021-2023, así como a lograr la plena descarbonización de la economía en 2050. 

Esta inversión se articula a través de uno de los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (PERTE): el PERTE de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento. 

Este proyecto estratégico es uno de los once que recoge el PRTR, que se caracterizan por ser proyectos con gran capacidad de arrastre para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad de la economía española. 

Estos proyectos estratégicos tienen un alto componente de colaboración público-privada y transversales a las diferentes administraciones. 

PERTE de energías renovables como proyecto estratégico

Con el PERTE de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento (PERTE ERHA), España pretende afianzar las áreas asociadas a la transición energética en las que está bien posicionada. 

Estas áreas serían las energías renovables, la electrónica de potencia, el almacenamiento o el hidrógeno renovable. 

Además de esto, también se reforzarán aquellas otras áreas que tienen una menor presencia. 

Las ayudas vinculadas a este PERTE ERHA son anunciadas a través de convocatorias en las que podrán participar las empresas en régimen de concurrencia competitiva, seleccionando los mejores proyectos. 

Los criterios comunes de selección de estas convocatorias tienen en cuenta la participación de pymes, el impacto sobre la cohesión territorial, la creación de empleo y la innovación. 

La previsión en cuanto a la inversión destinada a este PERTE ERHA es que el grueso de las líneas de ayudas y actuaciones estén disponibles entre 2022 y 2023, de forma que los proyectos beneficiados puedan ejecutarse hasta 2026. 

Así, tenemos como primeras convocatorias que han sido anunciadas:

  • Ayudas para proyectos innovadores de I+D de almacenamiento energético: proyectos dirigidos al despliegue del almacenamiento, y el consiguiente desarrollo de los sistemas de almacenamiento y la capacidad instalada. Los beneficiarios de estas ayudas son los organismos públicos de investigación, universidades públicas, sus institutos universitarios, y las universidades privadas con capacidad y actividad demostrada en I+D+i, otros centros públicos de I+D, entidades públicas y privadas sin ánimo de lucro que realicen y/o gestionen actividades de I+D, entre otros recogidos en las bases reguladoras publicadas en el BOE. 
  • Programa de incentivos 1 (Capacidades, Avances Tecnológicos e implantación de líneas de ensayo y/o fabricación): para proyectos referidos a uno de los eslabones de la cadena tecnológica del hidrógeno renovable, desde la producción hasta su uso final. Entre los beneficiarios están: empresas con personalidad jurídica propia (micro, pequeña, mediana y gran empresa), incluidas asociaciones empresariales; consorcios o agrupaciones empresariales de personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, con o sin personalidad jurídica propia (que deben contar al menos con una pyme). 
  • Programa de incentivos 2 (Diseño, demostración y validación de movilidad propulsada por hidrógeno): para proyectos enfocados en el diseño y desarrollo de movilidad en general, con especial interés en pesada, propulsada por hidrógeno incluyendo destinos tales como la carretera, el ferroviario, marítimo o aéreo. La convocatoria está dirigida a empresas con personalidad jurídica propia (micro, pequeña, mediana y gran empresa), incluidas asociaciones empresariales, consorcios o agrupaciones empresariales de personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, con o sin personalidad jurídica propia (que deben contar al menos con una pyme). 
  • Programa de incentivos 3 (Grandes demostradores de electrólisis y proyectos innovadores de producción de hidrógeno renovable): para proyectos demostradores de electrólisis a gran escala, en línea con los retos asociados con la I+D y la industrialización de electrolizadores para producir hidrógeno renovable, el despliegue de soluciones y su integración completa en contextos industriales. Los beneficiarios son empresas con personalidad jurídica propia (micro, pequeña, mediana y gran empresa), incluidas asociaciones empresariales; consorcios o agrupaciones empresariales de personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, con o sin personalidad jurídica propia (que deben contar al menos con una pyme).
  • Programa de incentivos 4 (Retos de investigación básica-fundamental, pilotos innovadores y la formación en tecnologías habilitadoras): dirigido a proyectos de innovación en toda la cadena de valor del hidrógeno renovable, desde la generación hasta el almacenamiento, al transporte y la distribución, así como las aplicaciones finales. Los beneficiarios son las empresas con personalidad jurídica propia (micro, pequeña, mediana y gran empresa), incluidas asociaciones empresariales, consorcios o agrupaciones empresariales de personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, con o sin personalidad jurídica propia (deberán contar con al menos una PYME participante) y Centros tecnológicos de ámbito estatal, entre otros.

El valor estimado total de las convocatorias hasta ahora anunciadas asciende, por el momento, a unos 300 millones de euros, quedando aún pendientes nuevas convocatorias por anunciar. 

La previsión esperada con la aplicación de las medidas que recoge el PERTE ERHA es llegar a crear más de 280.000 puestos de trabajo. 

Facilitar la inversión en proyectos verdes

La prioridad y la urgencia de lograr la transición energética ha llevado a la Comisión Europea a adoptar la revisión de las normas para ayudas de Estado destinadas a proyectos verdes, de forma que se flexibilice el marco común y se facilite la inversión para este tipo de proyectos. 

Esta medida se debe a la necesidad de que se lleven a cabo un gran volumen de inversiones sostenibles que, además de contar con el sector privado, también reciban la contribución de las ayudas públicas. 

Esta modificación de las normas, que entró en vigor en enero de 2022, permitirá a los países miembros subvencionar proyectos diseñados para la protección del medioambiente, incluyendo la generación de energía renovable u otras secciones que apoyen la descarbonización de la economía. Es decir, proyectos que contribuyan al Pacto Verde Europeo.

Además, también se contemplan medidas de eficiencia energética, movilidad sostenible, economía circular, reducción de la contaminación, protección y restauración de la biodiversidad, así como medidas para garantizar la seguridad del suministro energético (REPowerEU).

Desde la Comisión Europea se espera que esta modificación de las normas facilite la participación de las comunidades energéticas renovables y pymes, para que actúen como motores de la transición energética. 

Desde Genia Global Energy, a través de nuestras diferentes líneas de negocio, queremos también actuar como motor de empuje para lograr esta transición energética y alcanzar los objetivos planteados en el Pacto Verde Europeo. 

Más para explorar

¿Quieres contactar con nosotros?